En Irlanda del Norte te recibirán con los brazos abiertos

El buen perfume viene en frascos pequeños: Belfast condensa cultura, historia, vida social y festivales, una comida y unas tiendas increíbles y diversión a raudales. Dicen que la gente hace el lugar y eso queda clarísimo en Belfast. La gente es abierta, acogedora y famosa en todo el mundo por su simpatía, hospitalidad y sentido del humor. Los visitantes se sienten bien acogidos allá donde van. Solo llegar te darás cuenta de que estás en un lugar especial.